domingo, 19 de octubre de 2014

Abducidos por los niños mutantes.

No suelo escribir sobre música porque no tengo ni puta idea, de hecho, no he escrito nunca nada. Pero si puedo hablaros de las sensaciones que experimenté escuchando a estos niños mutantes venidos, no del espacio interestelar, pero si de Granada.

Juan Alberto Martínez, vocalista de niños mutantes.
foto: © Javier Morcillo Padilla


En la puerta de la Madchester comenzaba a agolparse un público ansioso de sonidos extraterrícolas, pero una de dos, o no eran de Almería, o eran fieles seguidores del grupo. Digo lo de Almería porque en esta ciudad de "legañosos" entre los que orgullosamente me incluyo, tenemos la sana costumbre de comenzar los conciertos de pubs y demás locales una hora más tarde de lo anunciado, otras, hora y media más tarde, como en este caso... Vamos a ver... Es que no me entra en la cabeza esta manía. Y la gente lo sabe, y se sabe los que somos de aquí porque llegamos legañosamente más tarde... Mis nimios conocimientos empresariales me dicen que si abres un poquito antes la puerta, la gente va a entrar a consumir... por ejemplo...

Entrada con la imagen de su último CD, "El futuro".
Hay gente que viene de fuera. Gastos de desplazamiento, la entrada, consumición... Un poquito de por favor. Fue gracias a mi prima, con la que comparto gustos musicales, que supe de la llegada en nave espacial de estos no tan niños. Maduros, madurísimos, en sus sicodelias y ruidos waca waca, en sus delays y en sus ritmos, por no hablar de las letras cuidadas y cantadas por la masa de (ahora dudo si poner género masculino o femenino porque había mucho de género femenino) seguidores y seguidoras, como diría la ministra de igualdad.
Pero es que hay algo que no me cuadra. Nunca comprenderé a una mujer cuando dice, "!qué guapo!" (refiriéndose al cantante en este caso). Estáis pensando que ellas se han arreglado y están ahí por el cantante, que todas son groopies y les da igual lo que toquen... no hija no!. Lo que ocurre es que por regla general, hay más mujeres que hombres. Me alegra ver cada vez más mujeres en los conciertos. El que suscribe había estado el día anterior escuchando a Leiva y la verdad, aquello parecía la pasarela Cibeles. Luego es con pocas con las que puedo hablar de música, más bien con amigos de género masculino. Yo veo a un tipo con una barba descuidada, que posa para foto de móvil, que se sube a un escenario. Mención anecdótica el parecido que le encuentro al bajista con el guitarrista de U2 y...

... Os voy a hablar del tipo de belleza que a mi me atrae. El sonido de las guitarras. Cómo agarra la acústica, la suelta, ahora la eléctrica, la suelta y otra vez a la acústica y canta de miedo... y las masas cada vez levantan más las manos y siguen las letras... se las saben todas como si llevaran veinte años o más en el panorama musical, (veinte no pero quince si) aunque eso no puede ser a juzgar por las edades de los/las asistentes...
Y la presencia de algunos conocidos críticos y fotógrafos del medio te recuerdan que va a ser un concierto memorable, de los que hacen historia, demasiadas cámaras ya por medio... y como dijo el cantante, "qué sala más bonica tenéis aquí"...

Niños mutantes en pleno concierto en la sala Madchester.
foto: © Javier Morcillo Padilla

La espera valió realmente la pena, llenazo total hasta la bandera. Como podéis leer a estas alturas no he dicho ni un nombre, ni una fecha, porque para eso tenéis el google y yo sólo os puedo decir que me abrí paso entre la multitud para contaros gráficamente el evento, y ahora un contrapicado, que si desde este ángulo ya he hecho muchas y son todas iguales, que si voy a grabar este temazo acústico que igual suena bien en youtube cuando lo suba sin apenas distorsión... pin, pan, dejad ya de beber cerveza... por Dios!. ¿Cuándo van a quitar las jodidas columnas?.
Temazo acústico dedicado a una de nuestras calas más paradisíacas, la cala del Barronal, la masa ya sólo se mueve casi como flotando.
Bueno, bueno... pero ahora estoy levitando y veo a toda esta masa gritona desde las alturas. Estoy alcanzando el nirvana y ya no necesito pedir permiso para abrirme paso entre los cuerpos sudorosos. Ahora vuelo arrullado por uno de sus temazos, ya en los bises, "errante", convertida desde ahora en mi himno y bandera.
Como anécdota, un guiño a una de mis películas favoritas, "blade runner", objeto y título de este blog, al comenzar uno de sus temas. Se podía escuchar la parte en la que Decker pide ampliar la foto... ya sabéis... chiqui chiqui chiiii... tsaka... tsaka...!!! pi piiiiiii... y nueva ducha de optimismo con su tema "robot".. frescura de la buena.
Mientras escribo esto y voy preparando las fotos suena "Sto. Domingo"... qué limpia esa acústica, qué ritmo pegadizo, qué letra... y floto. Y les pienso seguir la pista de los próximos vuelos mutantes  porque veo raices de folk, country... se que me vais a matar por decir esto pero... ¿influencias de los Munford and Sons por su alegría y acústica?.

Mi prima Ave y yo en Super 8 después del conciertazo en la Madchester .
foto: © Javier Morcillo Padilla
Gracias desde aquí prima, por esa tarde-noche -mientras la ciudad entera parecía estar de bodas- tan increible de tapas (vale amigos del Cyrano, si estuvimos allí, cómo no) música de la buena, como a nosotros nos gusta y Super 8. No sólo de Lapido vive el hombre ¿verdad?. ¿Cuándo repetimos?.

texto, fotografía y video: © Javier Morcillo Padilla. Almería, octubre de 2014.
Noticia de última hora: La canción HERMANA MÍA ha sido galardonada como Mejor Canción del Año para los Premios Pop Eye 2014 (http://goo.gl/Pn1IQo). 


No hay comentarios: