martes, 14 de noviembre de 2017

MIKEL Y SU CORDÓN UMBILICAL

Mikel y su cordón umbilical. En tiempos de electrónica, de wifi, de inalámbricos... Mikel Erentxun opta por un cable para su guitarra del tipo teléfono, en espiral, y eso, es su cordón umbilical, lo que le mantiene vivo. Porque la imagen es de alguien que lleva muchas tablas recorridas, muchos baches vividos y se aferra a eso, a su guitarra, a su música. Vale, puede ser también una cuestión técnica, un "mejor de aquí no pases que hay acople"... pero entonces no veríamos el lado romántico de esta crónica.

foto: Javier Morcillo (morx.net)
Durante su concierto en el Teatro Cervantes de Almería el sábado 21 de octubre de 2017, parte de la gira "el hombre sin sombra", ya viene siendo un incondicional gracias a Kuver Producciones en formato palabra de músico por ejemplo, con entrevista incluida, nos dimos cuenta de algo... de lo importante que es su música para él. Es su vida, es Todo. Debo decir que lo vi muy delgado, tal vez porque no ha dejado de practicar jogging, -las operaciones dejan huella también, por supuesto ("a corazón abierto")- pero esto es algo que he visto conforme analizaba las más de doscientas veinte fotos que le hice durante el concierto. La imagen está aquí, a la izquierda, no digas que no. Ese es su cordón umbilical, su suero diario. A todo aquel que enseñaba la foto, me decía que estaba muy delgado. Ese cable es su nexo de unión, o como en la foto del salto, más bien pareciera un astronauta fuera de la nave espacial.
La música es algo vital para muchos, una tabla de salvación para otros. Debo decir para ser sincero, que nunca fuí seguidor suyo, pero que me atraen sus directos (al estar aprendiendo guitarra, es una buena forma de aprender) ... alentado además por la falta de buenos conciertos, la poca oferta de la capital almeriense (el flamenco está muy bien, pero no sólo de flamenco vive el hombre). ¿Puede una persona sola con su guitarra levantar al público de sus butacas, llenar una sala?. La cantidad de matices de su Gibson demostraron que si, desde el principio... y se va al clavijero para experimentar, esa no es la palabra correcta, pero si es cierto que eran efectos, ahora a las cuerdas graves, luego a las agudas.... todas a la vez... con más intensidad, con menos...

foto: Javier Morcillo (morx.net)
Y siguen emocionando más los temas de siempre, tal vez porque no se han digerido los de ahora, los de un autor muy prolijo que lleva más de veinte trabajos publicados (no soy un experto, para eso tenéis la wikipedia). Mikel transmitió, derrochó energía, nos teletransportó y nos ayudó a volar y seguir soñando. Esa luz nunca se apagará ya, a buen seguro. Termina el concierto y quisiéramos que siguiera otras dos horas y media más dándolo todo, pero no es posible. El Ser Humano es extraordinario. Mikel es de otro Planeta. Lo único que me gustaría y le pido desde estas líneas es, que cuando utilice alguna de mis fotos, ponga al menos la autoría, me nombre. Porque ya ha usado cuatro fotos hechas por mi en su twitter y no me ha mencionado ni tan siquiera. Detrás de una foto hay esfuerzo, tiempo, dinero y sobre todo, sueños. No nacen por si solas. La próxima vez las hará Rita La Cantaora, o que las haga la rubia.

GALERÍA DE FOTOS foto: Javier Morcillo (morx.net)

En flickr, y por si no lo sabes, puedes dar buena fe de ello.